El Abogado

A pesar del profuso papeleo,
De los martes de nota y cafecito,
Del árido latín, del medioevo
Que pervive en el ritual de los escritos.

A pesar de los tontos tribunales
Con sus jueces vanidosos y uniformes.
A pesar de los bienes y los males,
A pesar de su oficio; está conforme

De jugarse la boca en cada juicio
Intentando romper un maleficio
Para justicia de los desvalidos.

Lancerote, Quijote o Brancaleone
Defendiendo a un infame Don Corleone
De la inmensa amenaza del olvido.

ElQuique.
La Plata, 12 de mayo de 2006

Comentarios

Anónimo dijo…
MUY BUENO. SIGA ASI QUIQUE.

Entradas más populares de este blog

La chica que me ayuda

El Problema de las Cláusulas Constitucionales Programáticas

La gota fría