2 de septiembre de 2009

Otros razonamientos curiosos

Como mi hermana Mechi, el fraile Aldao -cura un poco excomulgado, mujeriego, borrachín, caudillo de montoneras y gobernador de Mendoza- razonaba en forma curiosa.

Pensó Aldao: las doctrinas unitarias son evidentemente perversas y dañinas, sin embargo existen personas que las profesan. De ello pueden derivarse dos consecuencias: o esas personas son irremediablemente malas y desalmadas o tienen alteradas las facultades mentales.

Como el fraile Aldao tenía buen corazón prefirió pensar lo último. Por eso dictó un decreto que los declaraba locos, dementes e insanos. Les prohibía testar, ser testigos en juicio y disponer de más de diez pesos sin conocimiento del jefe de policía.

Sus detractores -especialmente Sarmiento en Vida de Aldao- usaron este decreto para demostrar hasta dónde podía llegar la barbarie federal. Sus defensores -José María Rosa, sobre todo- juzgan al decreto una genialidad: gracias a él en Mendoza no hubo tantos fusilamientos ni confiscaciones.

Me tienen sin cuidado esas vanas polémicas históricas. Mi problema con la forma de razonar de Aldao es que -aunque busco- no le encuentro ninguna falla.

2 comentarios:

Matias dijo...

En un país en serio a curas como Aldao se-los-fu-si-la... montonero tercermundista... ¡6 a 0 con Bolivia!

Mercedes dijo...

brillante