22 de septiembre de 2010

El mate (chamamé)

El mate, de boca en boca,
Como un secreto caliente,
Va enumerando despacio
La historia de nuestra gente.

Indígena el corazón,
Criolla luz que lo enciende,
El mate es la patria en acto,
El mate es blanco y celeste.

El sudor del tarefero,
Tiene el sabor de la vida:
Amargo como la muerte,
El dolor y la partida;
Dulce como la mujer
Aquella que no se olvida
.

Con la divisa de sangre
Y con la tropa de Artigas
Cabalgó la montonera
Desde el fondo de los días.

Una vez cruzó los Andes
-El mate es un potro verde-,
Ayer murió en las Malvinas
Y allí vive eternamente.

Sapukay del tarefero,
Tiene el sabor de la vida:
Amargo como la muerte,
El dolor y la partida;
Dulce como la mujer
Aquella que no se olvida.

El mate no tiene apuro
Para enseñar lo que tiene:
El sudor de nuestros hombres,
El sabor de sus mujeres.

Nos une y nos diferencia
De los demás, que no entienden
Que la vida es mate amargo
Y el amor dulce lo vuelve.

La sangre del tarefero,
Tiene el sabor de la vida:
Amargo como la muerte,
El dolor y la partida;
Dulce como la mujer
Aquella que no se olvida.

El mate pasa de manos,
Va despacio y convincente,
En secreto identifica
El sabor de nuestra gente.

De nuestra patria, el aroma;
De mi provincia, el color:
El verde de la esperanza,
El rojo de la pasión.

El canto del tarefero,
Tiene el sabor de la vida:
Amargo como la muerte,
El dolor y la partida;
Dulce como la mujer
Aquella que no se olvida

El mate, en el corazón,
Te dibuja una bandera,
Te pone una cruz al pecho,
Es pueblo y es primavera.

En los hondos yerbatales
El tarefero nos grita.
La verde patria que amamos
Se bebe y se multiplica.

ElQuique

No hay comentarios.: