5 de octubre de 2008

Tango senegalés

En materia tanguera siempre fui un poco fundamentalista. Los años cuarenta significan para mí la época en que comenzó la decadencia del tango. Discépolo, el principal corruptor moral de sus letras. Piazzolla, un rockero interesante. Mi padre y mi abuelo, en cambio, prefieren la música moderna.

Por eso, cuando invité a mis parientes a ir a ver a La Chicana, que por primera vez tocaba en La Plata, recibí la cargada de mi padre en forma de mensaje electrónico. Decía así:

"Mi dulce nieta Francisca (que anoche me contó un cuento cuyos personajes eran quequito y una tal Luján) resumiría mi estado de estupor por este mail con su célebre frase “No te lo puedo creer”. La Chicana volvió de su gira por … ¡Senegal! Y, más aún, incorporó a su repertorio milongas africanas y brasileñas. Como habrá sonado en los últimos arrabales de Dakar aquello de estar invitado con tarjeta de cartón, tan apreciado en Sarandí. Como sonará “mama, llevame pal pueblo” en Wolof, el lenguaje de su etnia mayoritaria (algo así como los xeneises aquí). Aclaro que todo esto me sorprende, pero gratamente. Siempre fui admirador del ruiseñor senegalés Baaba Maal, nacido en Podor, bien al norte, que si bien no pertenece a la casta tradicional de músicos, los griot, porque es pulaar, se asemeja a ellos como poeta, cantante, historiador, consejero y músico ambulante. Admiro a Senegal, que una vez independizado de Francia, en 1960, los doblegó a pelotazos en la Copa Mundial de Fútbol Corea-Japón, en 2002. Antes, en el país sojuzgado, el espaldarazo lo daba un aplauso en el Sena o en New York. Por eso tantas Margots y Peggis y Bettis. Algo está cambiando en Argentina. Levantemos el revisionismo tanguero. Ahora, Enrique, ¿no era que con el Zorzal comenzó la decadencia del tango? ¿No ejerció Piazzolla el desviacionismo musical? Todo eso para invitarnos ahora a escuchar tangos senegaleses. ¿No te lo puedo creer!"

Para todos ustedes, pego a continuación un tanguito senegalés que otrora cantaba una tal Sofía Bozán, que debía ser africana porque le decían "la negra bozán":


4 comentarios:

Juampez dijo...

La verdad es que son buenos estos Senegaleses... estuvo lindo lindo... y además, nos desasnó contándonos los peligros de la mitológica "chancha blanca" que hace profecía política con un crucifico colgando.

Ulschmidt dijo...

¿no se origina la milonga en ritmos del continente negro? ¿no estaba la habanera entre sus antecedentes? Vaya a saber si el tango verdadero no es, al fin, senegalés. Vaya ensayando taparrabos.

Laura dijo...

Qué grande su viejo! igual acá le mando algo para que tenga elementos como para no dejarlo con la última palabra (tampoco es cuestión, no?)
"También es posible rastrear la influencia negra en el tango, buscando el origen y la aplicación de esta palabra. Para Ortiz Oderigo es la corrupción de la palabra yoruba Shangó. Con ella se designa al dios del trueno y las tempestades en la mitología nigeriana."
http://www.revistaquilombo.com.ar/revistas/12/q12.htm

ElQuique dijo...

¡Muchas gracias laura! Con ese dato, le mato el punto.
Don ulschmidt: ¿Será eso una manifestación de la famosa entropía carnotista?