28 de enero de 2009

De nuevo mi amigo Ernesto y la sequía

Volvió mi amigo Ernesto de Bahía Blanca, ciudad inconveniente y naval, con nuevas y breves ideas sobre la sequía.

Me dijo: ¿Cómo puede ser posible? ¿No era que "el campo" es el sector más dinámico de la economía? ¿No era que su desarrollo tecnológico supera por mucho a la industria, el comercio y los servicios?

No, no era. Resulta que ahora nos enteramos de que dependen por entero de que el buen Dios haga llover. O sea que su sistema de producción no está mucho más adelantado que en el neolítico. ¿Por que no riegan por goteo, si son tan adelantados?

Siempre lúcido y germánico, mi amigo Ernesto se ofuscó ligeramente con mi crítica a su origen alemán y me dijo que peor yo, que desciendo de italianos, pueblo especialista en rendirse en todas las guerras y célebre por sus sociedades delictivas. En realidad no lo dijo, pero estoy seguro de que lo pensó.

Por lo menos inventaron el vermicelli.

3 comentarios:

Ulschmidt dijo...

el célebre "soldado que huye sirve para otra guerra" será originario de la bella península ??
Creo que nos inspira para escribir algo más sobre la sequía...

Laura dijo...

No se preocupe, don Quique, seguramente Ernesto tambien penso despues que mejor no decir nada, ya que mientras en Roma florecia la cultura, hacian acueductos que aseguraban agua en gran parte del territorio, Alemania estaba ocupada por barbaros que estaba aprendiendo a plantar repollo para el chucrut!!! (¿se nota que mi apellido es tano?)
Y gracias compagni

Mariano T. dijo...

ontrariamente a lo que muchos creen, si algo no sobra en la Argentina es el agua de abajo.
Todos los emprendimientos de riego que conocí terminaron regando productos de alto valor.
La rentabilidad de regar cultivos comunes es muy finita, teniendo en cuenta que en general llueve.