14 de enero de 2009

Mi amigo Ernesto y la sequía


Mi amigo Ernesto me mandó un mensaje de texto que textualmente dice "La sequía demuestra que Dios está con el gobierno. Que hagan los piquetes ahora. ¡Mueran los salvajes oligarcas!"

Mi amigo Ernesto desciende de alemanes, un feo defecto que él se empeña en corregir abrazando las causas populares, pero que contamina su pensamiento con cierto calvinismo (la desgracia vista como una señal de la pérdida del favor divino) decididamente inconciente. La frase final, de neto corte federal-populista, es sencillamente deliciosa.

Sin llegar tan lejos como mi amigo Ernesto, yo me pregunto: Si la lluvia es necesaria para el campo, que llueva en el campo; ¿para qué llueve en la ciudad?

3 comentarios:

Antares dijo...

¡Me extraña Quique! Llueve para que Patricia le pida que lo lleve a caminar bajo la lluvia.

ElQuique dijo...

Pero claro que sí!
Lo había olvidado por completo!
¿Cómo puede ser? ¿Me estaré aburguesando tanto que ya no recuerdo mis propias cursilerías? ¿Me estaré hamburguesando?
Gracias compañera por recordármelo y traerme un soplo de la vieja y querida juventud.

julio dijo...

Alguien tiene que tener la culpa no...?