30 de agosto de 2009

Abuso deductivo

-Dolores Solá y Acho Estol se están separando. Ella está triste porque él tuvo un hijo, que se llama Horacio, con una brasileña.

Lo dice mi hermana Mechi mientras me ceba un mate. A ambos nos gusta la música de La Chicana, ese maravilloso grupo de tango conformado a partir de la voz de Dolores Solá y las canciones de Acho Estol, quienes hacen pareja en el escenario y en la cama.

La revelación de Mechi me desconcierta. Supongo que no lo escuchó en "intrusos" o en algún programa así, porque esos programas prefieren más bien ocuparse de las bataclanas.

-¿De dónde sacaste eso?- pregunto.

-Es evidente- dice Mechi y se pone a enumerar los indicios precisos, graves y concordantes que la llevan a formular su peculiar -e intrascendente- conclusión.

Trataré de referirlos aquí, aunque no podré emular la apasionada convicción de Mechi.

1) Dolores Solá tiene ahora un repertorio solista. Acho Estol sacó un disco sin la compañía de su compañera. Indicio evidente de divorcio.

2) El repertorio de Dolores rescata las canciones más viejas, más desconocidas y más tristes de Corsini, Gardel y Magaldi. El disco de Acho evita el tango y se aventura más en el candombre, la música brasileña y otros ritmos ligeritos y vistosos. Evidentemente ella tiene el corazón destrozado y él, más bien encendido y proclive a la partuza.

3) Él se entreveró con un brasileña. No hay duda. Surge prístino de la letra de "lo que hay", dedicada a una señorita que "corría con alitas en los pies" y que le hizo decir "y si me fuera a Brasil / si cambiara esta pena por una risa de sol". Claro como el agua. Hasta pensó en abandonar a la pobre Dolores.

4) Lo del hijo se desprende de la letra de "nos tenemos que ir" que ya desde el título presagia una posible ruptura y que contiene esta frase reveladora: "porque si pongo mi oreja en tu panza / hay una voz que me dice mansa / nos tenemos que ir / no quiero nacer entre el pavimento y la madrugada".

5) Por último, el nombre del hijo. Si uno mira el video de "nos tenemos que ir", aparece -fugaz y casi inadvertidamente, pero aparece- un dibujito infanil con un nombre garabateado: "Horacio".

Mechi argumenta con una apasionada y pasmosa sinceridad digna de las mejores causas y me hace escuchar las canciones y ver los videos y -mientras tanto- tomamos mate, escuchamos buena música y pasamos un rato agradable.

Me gusta la forma de razonar que tiene Mechi. Lo único que me preocupa ligeramente es que su trabajo consiste en investigar crímenes y acusar a los sospechosos, y me pregunto si utilizará también estos razonamientos extensivos y soñadores para los asesinatos y las violaciones...

7 comentarios:

Eloy dijo...

Muy buena la cronica... coincido con los comentarios vertidos en ella. Mechi tiene la estirpe soñadora y algo naif de los catanis que son todos ecritores y poetas.
Eso si no te acerques por un tiempo a tu hermana que te va a matar !! jajajajajaja
saludos
Eloy

Ulschmidt dijo...

Que deducciones! No podría ser que él, aparentemente mas joven, quisiera traer un hijo al mundo y ella no quisiera?
Igual, muy lógico todo.
Otro si digo a proposito del repertorio de Dolores: Después que Zitarrosa cantó "farolito de papel" es como sin no lo tuviera que cantar mas nadie. Pero con Zitarrosa me pasa seguido.

Laura dijo...

Puedo ser insoportable y meter la cuchara? lo que su hermana hace, al igual que Sherlock Holmes, es usar el método abductivo! Va infiriendo la conclusión a partir de indicios. Y si ella se dedica a resolver crímenes, qué mejor maestro que Sherlock? Elemental, mi querido Watson..... Ahora, Horacio, qué color de ojos tiene?

Matias dijo...

Quique, mal hermano, no des letra que después pueda aparecer en medio de un informe de canal 26.

Anónimo dijo...

Feo lo de Ulschmidt. Saca sus conclusiones partiendo de sus prejuicios y tratando de vieja a una dama.
En cambio Laura -a quiene los astros al nacer le dieron como elemento el aire y como diosa regente a Zeus- le urge saber el color de ojos de la criatura.
A ella le digo entonces, que si bien no puedo aseverarlo en forma categórica aún, todo me hace sentipensar que Horacio tiene ojos amarillos, un hoyuelo a cada lado de la boca y esa felicidad absoluta y absurda que cuando se te mete en el cuerpo te hace parecer idiota.

Andrés el Viejo dijo...

Quique:
Me sorprendió, al llegar al final, saber a qué se dedica su hermana. Hasta ese momento, yo hubiera jurado que era editora de algún diario importante.
Saludos

Gustavo Alejandro dijo...

Se trata de una deformación profesional. Los abogados solemos usar "prístino" por "claro" "transparente" o "evidente", en el afán de no repetir palabras. La estética vence a la claridad...
De jodido nomás... lo suyo es muy bueno.