3 de agosto de 2010

Modos ejemplares de ser fusilado (VII): Mata Hari

Mi madre, gloriosa bayadera del templo de Kanda Swany, murió a los catorce años, el día de mi nacimiento. Los sacerdotes me adoptaron y me pusieron Mata-Hari, que quiere decir `pupila de la aurora’.” Así se presentaba en los teatros, pero en realidad se llamaba Margaretha Geertruida Zelle y era holandesa.

Comenzó su carrera de seductora muy temprano. A los 15 años había enamorado al director de su escuela hasta el ridículo. El hombre, a quien es lícito –y acaso inevitable- imaginarlo con panza y pelada, se arrastraba suplicando sus favores y recitaba en su honor los poemas más cursis que jamás se hayan escrito.

Decía que le gustaban los militares, que prefería acostarse con cualquier cabo antes que con el dueño de un banco, pero en la práctica no hacía tantas distinciones. Se casó a los dieciocho con un coronel del ejército holandés veinte años mayor que había publicado un aviso clasificado buscando novia y que la llevó a vivir a Indonesia. El matrimonio duró poco.

Un buen día llegó a Paris e hizo circular el rumor de que había llegado una princesa hindú. Así comenzó su carrera de bailarina, aunque dicen que bailaba mal, que su verdadero talento era la forma que tenía de desvestirse lentamente. Algo que algunos años después se llamaría streep-tease.

El baile y los espectáculos le dieron fama, pero no mucho dinero. Mata Hari encontró entonces lo que todos deseamos: ganar dinero haciendo lo que nos gusta. Algunos pagaban mucho; otros, no tanto. Por su cama pasaban políticos, empresarios, banqueros, artistas, intelectuales y algunas mujeres. Pero la perdían los soldados.

El inicio de la Gran Guerra la encontró en Berlín, pero ella siguió viajando por toda Europa. Un general prusiano, de los que pagaban bien, la contrató como espía. Un mariscal francés le propuso, entre las sábanas, el mismo trato. Mata Hari fue desde entonces doble agente, pero todos dicen que era mucho mejor puta que espía. Estaba enamorada de un sargento ruso, veinte años menor, prisionero.

La descubrieron en Paris y la condenaron a muerte. Las pruebas eran pocas o ninguna. Probablemente hayan querido castigar su vida disipada y alegre en un momento en que los franceses morían en cantidades en las trincheras.

Se presentó ante el pelotón con un tapado de piel y rehusó la venda. Cuando los rifles se levantaron y apuntaron, cuando el capitán alzó su espada para marcar el momento de la descarga, Mata Hari hizo lo que mejor sabía hacer: lentamente descubrió sus hombros y, poco a poco, fue dejando caer el tapado hasta mostrar su magnífica desnudez de hembra caliente. Para que los soldados disparasen, hubo que vendarles los ojos.

ElQuique

5 comentarios:

EL (único) troskista dijo...

aguante el trotskismo, encontré un comentario tuyo insultándonos. sos un contrarrevolucionario y seguro bancás a los kk y al asado hecho con carbon barato.

ElQuique dijo...

Te equivocás en lo del asado. Lo prefiero hecho con tablitas del parqué.

Néstor Dulce dijo...

Te felicito por el blog. Te invito a conocer el mi´q es de humor nacional y popular. Si te agrada, podemos hacernos seguidores mutuos y compartir el blogrolls
Oyarbide y Macri se agarraron a trompadas en un cuadrilàtero de la calle Castañon. Los guantes de boxeo fueron los mismos que Guillermo Moreno mostrò en la Asamblea de Papel Prensa. ¿El juez habrá conseguido "derrumbar" del todo y "dejar en la lona a Macri"?Enterate leyendo el blog de Kikito http://www.kikitodulce.blogspot.com/

Apio Claudio dijo...

y el poeta de BOrges que pide terminar su poesia?
o el de la pelicula de Kubrick que el padre ( Kirk Douglas) aprovechando que era generla lo engaña diciendo que el fusilamiento era trucho y se iba a salvar para que no tuviera miedo?
Carlos de Inglaterra que pidio ir abrigado para que no creyeran que temblaba de miedo?
Te doy estas ideas para que sigas con los modos ejemplares
saludos

ElQuique dijo...

Muchas gracias, Claudio!